© Blog made with ❤ by Blended

  • YouTube - círculo blanco
  • Blanco Icono LinkedIn

Conocé nuestra plataforma haciendo clic aqui

Cómo contar historias en Primaria y Jardín

4 consejos para implementar el uso de las historias en los más chicos.

En el aula, las historias son una gran herramienta, ya sea si son hechas por autores, por maestros, e inclusive por los alumnos o familias. Las historias pueden ayudar a los más chicos a procesar y entender sus experiencias diarias, a explorar un nuevo tema, e inclusive a expresar sus emociones en torno a una determinada situación o vivencia.


Usualmente, el recurso más usado es el libro, pero el maestro, además de focalizarse en historias ya escritas, debe también crear e integrar nuevas historias. Estas dos maneras son oportunidades para apoyar el aprendizaje del alumno, además sirven para fortalecer la relación entre compañeros, entre docente y alumno e inclusive con las familias.


Aquí hay 4 consejos para la creación de historias cuando se trabaja con los más chicos:


1) Tener una selección diversa de historias en la clase

Como cualquier otro tipo de recurso, es importante la diversidad, pero también el equilibrio. El docente debe incluir historias que reflejen la cultura, el lenguaje, la identidad, el contexto y las habilidades del curso. A su vez, se deben introducir historias que expresen otras maneras de vivir, de pensar y de actuar, que expongan a los alumnos a una realidad distinta. Seleccionar historias que sean relevantes, tendrán un impacto positivo en la motivación y compromiso del niño.


2) Construir historias a partir de las experiencias de los chicos

A pesar de la gran variedad de libros y cuentos publicados, existe la posibilidad de que un alumno no se sienta identificado con ninguno de ellos. Crear historias a partir de las experiencias de los alumnos, cubre esta brecha.


Además, esto demuestra un interés por parte del docente en la vida de sus alumnos. Les permite encontrar valor en sus experiencias vividas, y poner en juego sus conocimientos previos, generando un aprendizaje significativo.


3) Crear y contar historias de distintas maneras

Cuando un alumno vuelve a contar una historia que ya fue leída, es posible que su manera de contarlo cambie. El docente debe acompañar las diferentes maneras de comunicarse de los niños proporcionando diferentes herramientas en el proceso. Por ejemplo, se pueden usar materiales como bloques, figuras de animales, telas, papel para contar o modificar historias. Además, se puede usar aplicaciones como: “VoiceThread” y “ScratchJr”.


4) Incluir a las familias en la creación y lectura de historias

Especialmente en jardín y primaria, las familias son una parte fundamental del aprendizaje del alumno. Incluirlas en actividades como la creación y lectura de historias puede ayudar a consolidar la relación colaborativa entre el hogar y la escuela.


Por ejemplo, se puede proponer a las familias a que escojan un libro de la biblioteca de la clase y que juntos, lean y reflexionen sobre él en casa. Además, se puede invitar a las familias a que cuenten historias en la escuela, ya sea en persona, por escrito o video, una historia que refleje su cultura o experiencias.


En conclusión, el desafío está en encontrar un equilibrio entre la integración de historias ya existentes y la creación de nuevas historias, que reflejen los intereses y experiencias de los chicos en ese momento.


Fuentes