© Blog made with ❤ by Blended

  • YouTube - círculo blanco
  • Blanco Icono LinkedIn

Conocé nuestra plataforma haciendo clic aqui

Cómo la tecnología puede ayudar a los docentes en el aula

Incorporar nuevas tecnologías en el aula amplía las capacidades de los docente.


El mundo cambia. La tecnología ya es parte de nuestro día a día, y la escuela no es ajena a esto. Herramientas y prácticas modernas comienzan a ser utilizadas por educadores en la búsqueda de preparar a los alumnos de la mejor manera posible para un futuro incierto.


Distintos usos de la tecnología pueden favorecer al rendimiento del educador a la hora de dar clase. Se pueden aprovechar mucho más el tiempo y la energía poniendo en uso la tecnología, y el docente es el primero en beneficiarse.

La tecnología puede asistir de dos maneras diferentes, pero a su vez complementarias. Por un lado, puede potenciar lo que los docentes ya hacen y vienen haciendo hace años. Pero, además, permite ampliar los horizontes de lo que son capaces de hacer.


En primer lugar, la tecnología puede darle un plus a las prácticas habituales del docente. Por ejemplo, tener un proyector permite incluir en la clase elementos audio visuales como diagramas, fotos o videos. Sitios como Google Classroom y You Tube pueden proveer al docente con materiales y actividades, y a su vez acaparar la atención del niño. Este uso de la tecnología no cambia de manera sustancial la manera de enseñar, pero sí puede ayudar al docente a la hora de mejorar la calidad de sus clases.


En segundo lugar, la tecnología permite expandir la capacidad del docente de implementar nuevas prácticas que, si no fuera por ella, sería muy desafiante adoptarlas y mantenerlas en el tiempo, y que además ayudan a tener un mejor uso de su tiempo y energía. Programas online como Lexia Core5 Reading y Newsela, permiten adaptar las tareas a las capacidades de aprendizaje individuales del niño, ayudando a expandir la capacidad del docente a la hora de diferenciar la manera de enseñar. Otros ejemplos pueden ser Ecree y NoRedInk: softwares que automáticamente corrigen errores gramaticales y ortográficos, permitiendo que el docente pueda poner el foco en cuestiones más relevantes como la coherencia y la comprensión.


Docentes que incorporan la tecnología pueden utilizarla de la manera que a ellos les sirva más. Pueden, por ejemplo, crear videos online para reemplazar clases teóricas. De esta manera, los alumnos pueden ver el contenido desde la comodidad de sus casas e ir a clase para realizar actividades que se desprenden de la teoría. Esto también le permite a los docentes involucrarse de manera directa con el alumno en clase, proponiendo trabajos en grupo, debates, y proyectos.


¿Cambiar la manera en la que uno enseña es sencillo? Definitivamente no. Es difícil salir de los hábitos incorporados después de años como educador, y siempre existe un miedo a lo nuevo e incierto. Pero para aquellos que sí dan el paso al frente, volver atrás no es una opción. Una vez que ven los resultados de incorporar las distintas herramientas que ofrece la tecnología a sus clases, sólo piensan en cómo explotarlas al máximo.



Fuente: